Los Tostilocos y la cultura Mexicana

Edmunderías 4

Por: Edmundo Soto

Me encanta la cultura mexicana. Es una de las más coloridas, variadas y bellas del mundo. Su riqueza es excepcional: tiene cientos de etnias diferentes y cada una tiene su lenguaje, folclore, y platillos típicos; su música, vestidos y bailables. La cultura mexicana está llena de cosas sublimes, irisadas y exóticas, aunque también de cosas diferentes, raras y extrañas, incluso bizarras. Es justamente esa mezcla híbrida la que la hace más bella, y por ese motivo es que me apasiona tanto.

En México hay tremenda variedad de comidas e incluso dentro de la variedad hay variedad: no solo hay pozole, sino que hay pozole blanco, verde y rojo, con grano y sin grano. Los mariscos se preparan de manera muy diferente en Veracruz que en Sinaloa. Las quesadillas, que en todo México son de queso, en la Ciudad de México son de todo, menos de queso. Los tamales se preparan de una forma en Sonora y de otra muy distinta en Tabasco; en una se usan las hojas de maíz y en otra las de plátano. Las mismas enchiladas pueden ser rojas, verdes o de mole, con pollo o con queso, planas o enrolladas.

Pero de cuando en cuando surge una joya dentro de la cultura mexicana que brilla intenso, como un pulsar. Los “Tostilocos” son una de estas joyas. El mito urbano dice que surgieron de un puesto de garnachas frente al Tecnológico en Tijuana a mediados de los años noventa. En este lugar empezaron a mezclarle “cosas” a los Tostitos: cueritos de cerdo y cacahuates japoneses (que de japoneses no tienen nada, claro está, pues son confecciones auténticamente mexicanas), jícama, pepino y Chaca-chaca, entre otras cosas. Poco a poco se fueron popularizando en la ciudad. Poco a poco se fueron exotizando cada vez más hasta convertirse en toda una obra de arte, churrigueresca, pero obra de arte al fin y al cabo. ¡Hoy en día a los Tostilocos en Tijuana les ponen hasta Clamato, Bubulubus y Gansitos Marinela! (esa última parte de los Bubulubus y los Gansitos no es cierto. ^_^ ).

efy5sshbDespués se expandieron por todo el estado y el norte del país. Ahora están en el centro y el sur también. Aunque en cada lugar se preparan de forma diferente, pues cada región le pone los ingredientes que prefieren. En Durango, por ejemplo, les ponen repollo y en la Ciudad de México les llaman “Dorilocos” pues los preparan con Doritos y no con Tostitos.

Quizá algunos de ustedes, amables lectores, se estén preguntando: “Bueno, pero ¿qué diablos son los ‘Tostilocos’?” A continuación una descripción de ellos: los Tostilocos son una confección heterodoxa para botanear que se prepara mezclando diversos ingredientes en una bolsa de Tostitos. “¿Modo de preparación?”, dirán ustedes. Y aquí se las tengo: Primero se abre una bolsa individual de Tostitos por un costado. Luego se le agregan los siguientes ingredientes al gusto: cacahuates japoneses, cueritos de cerdo, pepino y jícama picados, Chaca-chaca en trocitos, chamoy, salsa Valentina, Tajín, jugo de limón y Clamato. Por supuesto que se vale cambiar, agregar y/o quitar ingredientes. Después de todo son tus Tostilocos. ¡Salud! 😉

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s